Brochero: El Santo que pasó por la ciudad de Córdoba

Aquel sacerdote que iba por las sierras en su mula procurando medios materiales para que los mas abandonados tengan una vida digna, ése hombre constructor de templos, escuelas, caminos, puentes, canales de riego; que se ocupó personalmente de la espiritualidad de su gente hasta entregar su todo, José Gabriel del Rosario Brochero, hoy Santo; también fue niño, joven, estudiante y seminarista, transitó las calles de la ciudad y en cada rincón están sus huellas.

De setenta y tres años de vida, dieciséis transcurrieron en Córdoba, corresponden a los tiempos de estudiante y cultivo de las amistades que perduraron para siempre, como el profesor Inocente Cárcano y su hijo Ramón, luego gobernador o Miguel Juárez Celman luego presidente, quienes apoyaron incondicionalmente los proyectos del cura.

BROCHERO SANTO

En 1856 ingresó al Seminario Ntra. Sra. de Loreto, ubicado detrás de la Iglesia Catedral, estudió filosofía en la Universidad (así completaban el programa los seminaristas), fue testigo del regreso de los jesuitas a la Compañía de Jesús de quienes tomó los ejercicios espirituales, ocupó el cargo de Capellán de Coro de la Catedral y hasta fue nombrado Canónigo en 1898. Al desempeñar la canonijia asistió espiritual y materialmente a los presos de la Penitenciaria de barrio San Martín.

Sin desconocer su tierra natal que fue Santa Rosa de Rio Primero, ni la tierra donde desarrolló la mayor parte de su actividad pastoral, Traslasierra; la ciudad de Córdoba, la cultural y religiosa es también un poquito la ciudad del Santo Brochero.

Deja un comentario

*