Historias atrapantes en Cabildo de Córdoba: Un fantasma llamado Facundo Quiroga

El edificio del cabildo de la ciudad tuvo a lo largo de más de cuatro siglos diferentes usos. La historia que nos ocupa intenta rescatar el momento en que además del ayuntamiento funcionaba la cárcel pública.

Pleno siglo XIX, tiempos turbulentos, crisis económica e institucional y luchas por la organización nacional. Un hecho alevoso alteró el orden de Córdoba más aun; el 16 de febrero de 1835 asesinan en Barranca Yaco, localidad del norte cordobés, al caudillo riojano Facundo Quiroga. El capitán Santos Pérez, comandante de la emboscada, puso fin a la vida del “Tigre de los Llanos” sin pensar que también ponía fin a su tranquilidad. A partir de ese momento el poco tiempo que vivió, fue un martirio.

facundo quiroga

Mientras los restos del caudillo descansaban en el cementerio de los canónigos al costado de la iglesia Catedral de Córdoba, atrapan y condenan a prisión al asesino. Así es como Santos Pérez es alojado en una celda del ala sur del Cabildo, casi enfrentados víctima y victimario, separados por apenas unos metros, el asesino va a convivir con el fantasma de Facundo hasta que fue trasladado a Buenos Aires.

Durante ocho meses, y casi reiteradamente, las actas capitulares van a dar testimonio de los ataques de ira, llanto y pánico protagonizados por el reo hasta que en octubre de 1835 fue trasladado a Buenos Aires.

¿Será que el ánima de Facundo Quiroga tomó venganza y aprovecho que tenía cerquita a su homicida?

Deja un comentario

*