Villa María: ciudad de museos

La localidad del interior cordobés cuenta con una variada oferta de museos que nos permiten revivir la Villa María desde fines de siglo XIX hasta la actualidad.
Si usted visita Villa María, no puede dejar pendiente un recorrido por los museos, lugares mágicos que educan, entretienen, asombran, alegran e incluso emocionan a los más nostálgicos.

Comenzaremos por el Museo de Ramos Generales, uno de los más conocidos de Villa María.

Allí dentro, tenemos la impresión de entrar en una máquina del tiempo que nos transporta a fines del siglo XIX.

La barbería, herrería, farmacia, almacén, etc., son algunos de los mágicos lugares conservados intactos en el tiempo y que recobran vida cada vez que alguien los recorre.

La Casa Museo Amadeo Sabattini, hogar y consultorio del ex mandatario provincial (1936- 1940): tres salas dedicadas a la vida y obra del hombre, el médico y el político.

La vivienda fue escenario de reuniones con personalidades de la política nacional, como el Gral. Perón, quien en 1945 le propuso integrar la fórmula presidencial. Además cuenta con biblioteca y un salón de usos múltiples equipado para conferencias, cursos y proyecciones, entre otras actividades.

Continuando con el recorrido el Museo del Automóvil Don Iris, el mejor del país en su género. Autos con historia como el Siam Di Tella 1960 usado en la novela “Rolando Rivas taxista”.

Una Coupe Chevrolet del 39, propiedad de Oscar Cabalén, un Cadillac Deville 1963 automático, igual al usado el día que asesinaron a Kennedy en Dallas; Mercedes Benz, Valiant, Ford, etc., verdaderas perlas de la industria automotriz que, cada tanto, abandonan su lugar de exposición y recorren los más variados caminos nacionales.

El Museo del Anfi, que nos permite saber cómo fue creciendo el Festival de Peñas.

Instrumentos, vestimenta, discos de oro y fotos de artistas que pasaron por el Anfiteatro. Sombreros de Marco Antonio Solís y Joaquín Sabina, Guitarras de Dyango y Rosana, la armónica de Fabricio Rodríguez, un poncho de Soledad, una remera de Chayanne, parte del vestuario de Damián Córdoba, Ulises Bueno, Cacho Buenaventura y Valeria Lynch, entre otras pertenencias de artistas.

Por último, el Museo Bonfiglioli, con valiosas piezas artísticas de la ciudad y el país, y el flamante Museo del Coleccionista, que cuenta con más de 350 piezas arqueológicas y diferentes colecciones particulares, incorporando una nueva propuesta turística a la región.

Deja un comentario

*